Saltar al contenido

La imparable revolución del cosplay en la política


¡Descargar! Leer Online

La política taiwanesa Lai Pin-yu vestida como Asuka de Evangelion durante un mitin público

Es bien sabido que la cultura pop siempre ha mantenido un vínculo profundo con la política moderna. Desde el histórico debate televisivo entre Richard Nixon y John F. Kennedy que cambió el curso de la historia, las conexiones entre el entretenimiento y lo público han sido cada vez más estrechas. A lo largo de los años, hemos visto a cantantes, actores, artistas de diversos ámbitos posicionarse a favor o en contra de determinados candidatos.

Algunos incluso se han postulado como candidatos y han salido victoriosos, desde Ronald Reagan hasta Volodymyr Zelenskyy. Mientras tanto, magnates de los medios y personajes televisivos han transformado de manera definitoria la comunicación política. Iconos populares han sido utilizados, muchas veces en su contra, para hacer propaganda política, mientras que sobre otros aún se debate intensamente.

Uno de los momentos más significativos de esta tendencia lo vivimos con el mensaje de Arnold Schwarzenegger en respuesta al intento de golpe de estado en Capitol Hill. En el video vemos al actor y político empuñar una réplica de la espada de su película «Conan» y declamar: «Nuestra democracia es como el acero de esta espada. Cuanto más se templa, más fuerte se vuelve». Un actor convertido en gobernador que interpreta a un personaje de fantasía vinculado inseparablemente a él comentando un acto tan grave como un intento de golpe de estado. Estamos más allá de «Black Mirror».

Actualmente, uno de los aspectos más llamativos y coloridos de esta constante inmersión de la esfera política en el mundo del cosplay lo encontramos en las cada vez más frecuentes incursiones en este ámbito, consolidando de manera definitiva el nuevo infantilismo de la clase dirigente.

En Japón, ya en 2010, el ex periodista económico Takaaki Mitsuhashi llamó la atención por sus eventos electorales temáticos de «Evangelion», donde se presentaba vestido como Gendo Ikari. Curiosa fue su elección de iniciar su carrera política vistiendo los ropajes de lo que «Wired» definió como «indudablemente el padre más monstruoso de todos los tiempos. Después de abandonar a su hijo Shinji tras la muerte de su madre, lo lleva prácticamente a la locura obligándolo a pilotar un robot contra terribles criaturas alienígenas, haciéndolo enloquecer de miedo.»

Curiosamente, el hombre perdió las elecciones y en 2018 fue arrestado por golpear y morder a su esposa, a la que este artículo menciona genéricamente como «esposa adolescente» sin especificar su edad de manera más precisa. Incluso en el caso menos desagradable, es fácil imaginar una brecha significativa en cuanto a la edad. Además, de manera totalmente casual, el hombre demostró en varias ocasiones ser un racista hiperconservador y antiinmigración que lanzaba comentarios aterradores desde las pantallas de televisión, imitando gestos de villano de anime.

Una historia muy diferente es la de la candidata progresista Lai Pin-yu, que celebró su victoria en las elecciones de Taiwán en 2020 publicando una foto suya en la que interpretaba a Sailor Mars. Previamente, había realizado una serie de encuentros con el público caracterizada como Asuka, también de «Evangelion». Una imagen tan icónica que también apareció en sus carteles electorales.

Por si fuera poco, en el mismo cartel también aparecían el candidato legislativo independiente y cantante de black metal sinfónico Freddy Lim, ataviado con su vestuario de escena, y la presidenta en funciones Tsai Ing-wen con orejas de gato. Curiosamente, los tres, a pesar de la cargada campaña kitsch, ganaron las elecciones en sus respectivos roles para los que se postularon. Lai Pin-yu, con 29 años en ese momento, es actualmente la miembro más joven de la Yuan legislativa, la legislatura unicameral de Taiwán.

Detrás de ella ya tiene una larga trayectoria de activismo, luchando desde cuestiones locales como la reducción del tráfico y la contaminación acústica, hasta temas más amplios como la igualdad de género y la defensa de la soberanía de Taiwán. Todo esto mientras aborda los problemas desde su oficina «pintada toda de negro, teatralmente iluminada con luces colocadas en el techo y decorada con una vitrina llena de algunas de sus acciones figuras favoritas. Allí se encuentran el detective adolescente Yusuke Urameshi de «Yu Yu Hakusho», una de las series de manga más populares de los años noventa, y una colección del clon sociópata Rei Ayanami de la serie de anime «Neon Genesis Evangelion». Al otro lado del pasillo, en la oficina de su personal, los estantes están repletos de manga y sobre todo de figuras de acción de anime.

El personaje de Asuka también hizo su aparición en las elecciones peruanas de 2021, interpretado por la política Milagros Juárez de la UPP (Partido Nacionalista de la Unión del Perú), conocida por sus posiciones populistas y xenófobas. Como contraparte, teníamos a Jorge Hugo Romero del PPC (Partido Popular Cristiano) que, por el contrario, optó por presentarse vestido como un representante de la Organización Alba de «Naruto». «Una elección audaz que subraya la idea del autor Masashi Kishimoto de crear un grupo de ninja sin amo, unidos para derrotar a una casta corrupta que solo ha traído muerte y destrucción: una alianza shinobi entre los países sudamericanos contra la clase dirigente», escribe Gianluca Falletta.

Manteniéndonos en Sudamérica y trasladándonos a Argentina, encontramos a Lilia Adela Bolukalo Lemoine, más conocida en la comunidad internacional de cosplay como «La Lemoine» o «Lady Lemon», gracias a su actividad que la llevó a convertirse en una cosplayer profesional después de años en el ámbito de la tecnología de la información. En 2011 organizó su primera protesta por la libertad de expresión en la web, mostrando su apoyo al colectivo Anonymous. Luego continuó como activista difundiendo noticias falsas sobre el Covid-19, incluyendo el hecho de que todo era una consecuencia del comunismo.

En 2020, un video en el que arrojaba huevos a una camioneta de la emisora C5N se volvió viral, convirtiéndola en una pequeña celebridad. «Gracias @C5N… obtuve 500 suscriptores de una vez. Y eran unos llorones que se asustaron porque una niña los golpeó con un huevo en el parabrisas…» escribió en su perfil de Twitter. Ya el año anterior había intentado incursionar en la política, siendo notada por el político y economista conservador Joseph Louis Espert, pero perdió las elecciones como diputada por la ciudad de Buenos Aires.

Terminó cuidando la imagen de Javier Milei, el actual presidente de Argentina, otro personaje llamativo que merece ser mencionado en este caso. Ultralibertario peligrosamente cercano a la extrema derecha, gurú del sexo, emocionalmente inestable, siempre listo para un violento insulto, tan aficionado a sus perros como para llamarlos sus consejeros (incluyendo uno fallecido con el que dialoga a través de un médium). La primera jugada de la nueva consultora fue convencerlo de vestirse siempre como Wolverine (razón por la cual nunca se quita la chaqueta de cuero).

«Parece Wolverine. Actúa como Wolverine. Es como un antihéroe», explicaba La Lemoine al Guardian. «[Wolverine] es muy leal y valiente. Realmente puede enojarse y ser agresivo con sus enemigos, pero solo cuando es atacado. Nunca matará a nadie ni atacará sin motivo». Posteriormente, el entonces candidato a presidente se presentó en una convención vestido como General AnCap, un superhéroe inventado por Milei cuya misión es «darle una patada en el trasero a los keynesianos y colectivistas que no respetan al individuo».

Un personaje así no puede dejar de atraer a personas igual de surrealistas. Inspirados por el llamado «plan motosierra» promovido por el propio Milei, una forma colorida de publicitar la intención de recortar gran parte del gasto público, sus seguidores comenzaron a mencionar cada vez más el manga «Chainsaw Man» de Tatsuki Fujimoto. Así, en las elecciones argentinas, los votantes se presentaron vestidos como el protagonista Denji, o decidieron celebrar la victoria en la calle luciendo el mismo atuendo.

No fue la primera vez que el cosplay fue elegido por los seguidores -y no por el propio candidato- de un político determinado como herramienta de comunicación. Ya en 2016 los seguidores de Trump se hicieron notar presentándose en los diversos eventos electorales disfrazados como su propio candidato, confirmando una vez más cómo la carrera política del magnate comenzó como poco más que una broma por parte de una parte de la población simplemente deseosa de «ver arder el mundo». Increíble cómo incluso en el documento académico al que nos referimos se utiliza un meme popular para definir la condición psicológica del seguidor medio de Trump, llevando la confusión entre el mundo real y la broma de Internet a un nivel superior.

En 2020, el usuario de Twitter Hyenasandgin invitó a todos los colegas cosplayers a publicar una foto mostrando el recibo de su donación al candidato Bernie Sanders, promoviendo la iniciativa con el hashtag #cosplayersforbernie. Más recientemente, el boicot de las grandes productoras bloqueó el estreno de todos los blockbusters occidentales en territorio ruso, y sin embargo Barbie se dejó ver en las recientes elecciones. La elección de presentarse vestida como un personaje comprometido con la autodeterminación, incluso dentro de un producto financiado por multinacionales, en unas elecciones completamente manipuladas no puede ser totalmente casual. Como contraparte a la moderna icono feminista de Greta Gerwig, también hizo acto de presencia Cheburashka, orgullo de la literatura infantil soviética.

En Indonesia, para incentivar a los votantes a acudir a una de las 800,000 mesas electorales, fueron los propios presidentes de mesa y los escrutadores quienes se presentaron vestidos con todo tipo de trajes, desde Superman hasta Ultraman, pasando por Naruto y Kenshin Himura de «Samurai X». En Tailandia, en 2023, se celebraron las elecciones más participativas de la historia, y también en este caso alguien no pudo resistirse y se presentó en las urnas ataviado con el traje de Spider-Man.

Muchas de estas historias simplemente nos hacen sonreír, otras son decididamente más inquietantes. Todas, sin embargo, testimonian cómo la percepción de nuestra vida política ha perdido completamente el peso institucional con el que una vez estaba revestida. La constante desdramatización de cada forma de concesión a nuestro ego ha reducido de manera peligrosa la importancia del ámbito público, en el cual antes se esperaba que nos moviéramos por códigos compartidos.

Hoy en día, todo debe ser popular, divertido, despreocupado. Incluso cuando estamos poniendo en juego la administración de estados enteros. Es el escenario típico en el que cuestiones sociales de suma importancia no se discuten en los lugares designados, sino que se prefieren relegarlas al entretenimiento. Como si el recuento de personajes masculinos y femeninos dentro de una serie de televisión fuera más relevante que las leyes y reformas. Así, mientras la mitad de la audiencia pasa su tiempo debatiendo si el chiste de un cómico es legítimo o no -ignorarlo sería demasiado complicado-, la otra tiene como objetivo continuar «memizando» la realidad como si se tratara de una broma.

Cuando, en 2021, ninguna de las fantasiosas teorías promovidas por los seguidores de Qanon se materializó, muchos creyeron que tal vez el juego finalmente se había roto por completo. Uno de los líderes más destacados del movimiento tuiteó lacónico que era hora de «volver a nuestras vidas de la mejor manera posible», como si se tratara de un juego de rol en vivo que finalmente había llegado a su término. Tres años después de aquel momento, parece que las cosas no han mejorado mucho.

Leer todos los artículos de Sofisticaciones populares.

%C2%A1Tutorial%20para%20descargar%21-convertido


Artículo originalmente publicado en Fumettologica y aquí presentado en una versión editada.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

LISTADO DE CAPITULOS
La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Todos los capitulos La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #1 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #2 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #3 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #4 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #5 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #6 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #7 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #8 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #9 La imparable revolución del cosplay en la política


▶ Capitulo #10 La imparable revolución del cosplay en la política