[…] que protagonizó algunas de las construcciones más duras que comentaba al comienzo, como fueron El regreso del caballero oscuro y La Broma asesina. Esa calma se la debemos, en gran parte a una persona que no […]

Responder